Por pares
19 septiembre, 2009
  El Pueblo de Iztapalapa
Me suscribo completamente al analisis que hace el Sr. Batiz de lo que ocurre en la DelegaciOn de Iztapalapa. Lopez Obrador, estA bien visto, es un estorbo para el proyecto entreguista del "espuriato". Basta ver la andanada de "nuevas propuestas" que con el pretexto de "no desviar fondos publicos a la PetroquImica", CalderOn buscarA, una vez mAs, y antes de que se le termine el sexenio entregar al menos la Industria petroquImica al sector privado, al fin de cuentas, para eso estA en el poder, para eso se facilitO el fraude, y para eso su frase mAs pueril de los Ultimos meses es: "vamos por el buen camino". Parece que se le terminO el trenio, pero con la OligarquIa Avida de bienes de la naciOn, puede presionar todavIa al PRI, que espera su turno en la pasarela electoral. HipOcritamente se habla de "no desviar fondos", mientras que durante anios, han favorecido El y su antecesor, el desvIo de fondos para el Fobaproa, la evasiOn fiscal de los grandes consorcios y el aletargamiento de la inversiOn pUblica. Basta ver el tiempo que tardO en otorgar la concesiOn de construcciOn de la multicitada refinerIa, todo calculado para que se diera en medio de una crisis de la que se culpa a ese cOmodo ente denominado "exterior" (recordarA que casi toda la banda mexicana pertenece ahora al 'exterior"?), como si Mexico no dependiera cada vez mas de ese 'ente", por decisiones polIticas, y no por variables reales de mercado. Mientras, negar la crisis durante meses ("estamos blindados", "es una gripita"), para no tener que "desviar fondos" y facilitar el colapso. Es mas fAcil malbaratar una casa abandonada, que venderla bien reconstruIda. Pemex reconstruIdo no serIa vendido, asI que es mejor abandonarlo, aprovechar la crisis, negar que nos afecta, atrasar lo mAs posible la licitaciOn de construcciOn de la refinerIa, cambiar de Director de Pemex por alguien con pasado de influyentismo, leal a la minorIa rapaz y que pueda mantener una comunicaciOn fluIda con los posibles inversionistas, sin prejuicios polIticos, patriOticos, o de ningUn tipo. De paso, asestar otro golpe polItico al lopezobradorismo, sin importar que la violencia surja en Iztapalapa, al fin de cuentas que no la gobierna el PAN, y todo lo que ocurra darA alguna ventaja calculada en el futuro panista, ya sea con candidatos a la delegaciOn, o al GDF en el futuro, a los que se desprestigiarA, culpando a AMLO de lo que ocurra, posiblemente la violencia. Todo, como se ve, son viles cAlculos polIticos acordes con la agenda priovatizadora que llevO ilegItimamente al poder a CalderOn, al mas puro estilo de Maquiavelo. Lo demAs, el pueblo, la situaciOn econOmica, el desenlace que pueda tener lugar en Iztapalapa, es lo de menos, "aiga sido como aiga sido".
Va artIculo.
------------------------------------------------------------------------------------------------
El pueblo de Iztapalapa
Bernardo Bátiz V.
("La Jornada", 19 de Septiembre de 2009)

Quienes se encargaron, con el claro designio de combatir a López Obrador, de seducir a Rafael Acosta, Juanito, y a éste mismo, pensaron en todas las argucias que requerían para ello, pero se desentendieron de la voluntad del pueblo de Iztapalapa y de su indignación, que ya empieza a manifestarse en pintas, gritos y mantas colgadas en calles y avenidas.

No sobra repetir que quien desató la cadena de equívocos y confusiones en que se enredó a los ciudadanos de la delegación fue el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que despojó a Clara Brugada de la posibilidad de competir en la elección, con su propio nombre y con el emblema del partido que la postuló. La resolución fue absurda y sus efectos peores. Quien cruzara las boletas electorales por el nombre de Clara Brugada, según la peregrina resolución judicial, estaría votando por otra persona, a la que Clara había superado en la elección interna del PRD.

El despropósito fue mayúsculo, el tribunal, con sospecha fundada de obedecer a consignas de quienes negociaron los nombramientos de los magistrados, dejó a los votantes de Iztapalapa en una situación de incertidumbre: no podrían votar por su candidata porque los votos irían a favor de otra persona; abstenerse era hacer el juego a los escépticos y a nada conduciría; otros candidatos estaban muy lejos de la capacidad y la experiencia de Clara Brugada, y a los ciudadanos se les cerraban las puertas y eran víctimas de una burla infame e irresponsable.

La necesidad, dicen, tiene cara de hereje. Se encontró la solución. López Obrador dio la única forma posible de salvar la situación, propuso en el momento preciso, no había otro, públicamente, frente a los interesados, Rafael Acosta, Clara Brugada y la multitud de ciudadanos expectantes e indignados: voten por Acosta, al ganar él renuncia, para que gobierne quien ustedes apoyan. La respuesta, que luego se refrendó en las urnas, fue inmediata y unánime. La aceptación de Juanito entusiasta, comprometida y espontánea.

El sufragio complicado –vota por Juanito y estarás votando por Clara– no era fácil de explicar; sin embargo, fue comprendido cabalmente y se manifestó nítido en las urnas. La Clara de carne y hueso, con su carisma personal y su capacidad, venció a la Clara de las boletas, que con su nombre encubría el de otra persona.

Parecía todo resuelto, la gente aplaudió la fórmula exitosa, pero apareció la ruinad, la maldad, la perversidad política. ¿Cómo iban a dejar ganar a López Obrador? ¿Cómo iban a permitir que el apoyo popular y la movilización legítima y pacífica de los ciudadanos refrendaran la propuesta del líder de la oposición? Se demostró en Iztapalapa que es posible salvar al país desde abajo. Los marginados y aguerridos de la delegación confirmaron que el camino propuesto por el presidente legítimo es el correcto. Acciones pacíficas, pero enérgicas, pueden lograr cambios impensables.

Por ello había que detenerlo y buscaron el eslabón más débil y lo encontraron en Juanito, lo envolvieron en elogios, en mentiras, en promesas, lo adularon en extremo y en todo pensaron, menos en el pueblo de la delegación que había expresado su voluntad votando.

¿Qué sigue? Lo que venga. Un gobierno incapaz, un gobierno títere, un gobierno impopular, brotes de indignación, quizá violencia, será responsabilidad de los que manipularon y remodelaron a Juanito, los que lo hicieron a la imagen y semejanza de ellos mismos, irresponsables, vanidosos, frívolos, petulantes. Algunos, los más despiertos, se empiezan a dar cuenta de las consecuencias, como decía Sor Juana: primero ponen el coco y luego se asustan de él. Echaron por la borda un buen ejercicio de democracia y de cambio pacifico, desviaron la voluntad popular sin prever las consecuencias, menospreciando al pueblo tenaz y duro de Iztapalapa; ellos serán los responsables de lo que suceda.

 
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]