Por pares
01 octubre, 2006
  Domingo en Oaxaca
Cuando era niño, algunos domingos iba con mi abuelo al Templo. Nos trasladábamos en autobús al centro de la ciudad. Después del servicio religioso, comprábamos paletas heladas – Popeye -, me siguen gustando las de cajeta. Las entregaban en bolsitas de papel. Saboreando nuestras paletas, caminábamos viendo las casonas y edificios que fueron construidos en el virreinato y que le dan esa peculiar y única vista a la ciudad. Exconventos, Iglesias de dos torres y sus amplios atrios, casonas de fachadas hechas con cantera verde con sus ventanas protegidas con hierros forjados y puertas de madera muy labrada. Tranquilidad, verdor de la cantera, cielo azul, al fondo las montañas, San Felipe del Agua y Monte Albán.

Desde 1987, la ciudad, por sus construcciones, que se han preservado y reconstruido, es Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Hoy, la ciudad está convulsa. Los maestros y otras organizaciones sociales que les son afines están, desde el mes de mayo, en las calles y plazas. Han pasado de las demandas económicas para mejorar sus ingresos y después de ser reprimidos por la policía, a demandas políticas. Piden la salida del gobernador, que no quiso o no pudo negociar con ellos sus demandas y ordenó reprimirlos y desalojarlos de las calles y plazas que ocupan, sin lograrlo. No hubo negociación y la represión no pudo sustituirla. Una muestra de incapacidad para gobernar. También se ha dado un paro parcial de empresas.

Ahora un grupo de maestros y miembros de otras organizaciones, en una larga caminata, van a la ciudad de México, para exigir al Senado que intervenga y el gobernador salga.

El Gobierno Federal tardíamente convocó a los maestros y las organizaciones aliadas a negociar la solución del conflicto. El Secretario de Gobernación establece plazos y dice que se utilizarán los instrumentos del Estado para restablecer la gobernabilidad en Oaxaca.

El Estado mexicano debe utilizar todos los instrumentos que tiene para resolver el conflicto, uno de ello es la intervención de la Cámara de Senadores. Es notoria la incapacidad del gobernador para cumplir con el cargo que tiene, por ello debe irse. Los senadores pueden retirarlo.

Para solucionar la grave crisis de Oaxaca, los políticos de todos los partidos deben aportar a la solución. Es tiempo de demostrar a la sociedad mexicana que existe la capacidad y la voluntad para ello. Que las instituciones de la República funcionen y que quienes temporalmente las tienen a su cargo no las utilicen para sus intereses de partido.

Muchos ciudadanos esperamos un solución pacífica al conflicto. En Oaxaca ya es urgente, para que los niños y jóvenes con sus maestros regresen a las aulas y la ciudad capital y las poblaciones afectadas vuelvan a la normalidad, a sus actividades económicas, a promover que los turistas lleguen a disfrutar de la ciudad, de su belleza natural, de sus museos y galerías, de la posibilidad de acercarse a conocer las raíces de este país a través de las zonas arqueológicas, de sus comunidades, de las artesanías, saborear el mezcal y disfrutar de la gastronomía.

Para la solución de los problemas ancestrales y graves de Oaxaca, se puede iniciar por la educación. Rescatar y organizar el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca. Que los mentores sean calificados, que las escuelas cuenten con los elementos necesarios para el estudio, que los planes escolares sean acordes a la realidad nacional y local en consonancia con lo que sucede en el mundo. Es posible tener una educación pública de calidad. Los niños y jóvenes de Oaxaca, y de todo México, merecen ese esfuerzo.

Oaxaca no merece el uso de la fuerza. El resultado sería doloroso, algunos, quizá no pocos, se radicalizarían más. El camino a la normalidad estaría sembrado de inmensos obstáculos. O ¿para qué queremos la democracia y sus instituciones?



El autor ya abordó el tema en los Weblogs de El Universal.

Etiquetas:

 
Comentarios:
Y el ruido de los helicópteros que sobrevuelan la ciudad...ese ruido siempre causa temor. Alguna vez leí que en Vietnam sobrevolaban al ras, para asustar...
Todos deseamos una salida civilizada.
 
....
Hola:

Snif, me duele.... escucho desde aqui esos corazones acelerados, esa incertidumbre, ese miedo mezclado con coraje....
Repudio a la represiòn, repudio a acallar con fusil los gritos y exigencias a sus derechos...
Temo por mi raza... snif...

Mafalda
 
Rechazo la idea de que Fox vaya a cometer otro error como la represión militar, sería lo peor que pudiera hacer, rechazo que sea la sangre del pueblo el telón final del sexenio.
 
Oaxaca no merece el uso de la fuerza.
Oaxaca, Patrimonio Cultural de la Humanidad... me duele cómo estás.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]