Por pares
12 marzo, 2007
  Tercera
Para comprar el diario detuve el vehículo cerca del parque, cuando volvía lo vi. Caminaba con dificultad, apoyado en su bastón. Nos pidió llevarlo a su casa. Subió, también con dificultad. Partimos.

En el trayecto conversamos. Se llama Raúl. Es profesor jubilado. Tiene una pensión muy pequeña, escasa, raquítica. Para completar su ingreso se dedica a tomar fotografías, tiene una cámara digital, nos platicó. En una bolsa, junto con algunos víveres, llevaba una bolsa con fotografías, sacó algunos que nos mostró, políticos del PRI. Es la tercera fuerza política le dijimos. Todavía tienen poder nos dijo. Nos platicó que tiene dos hijos, uno es ingeniero, la otra es técnica en computación, viven en la ciudad de México, su esposa es sicóloga, no vive con ella. Vive en un cuarto que renta, nos indicó donde y en la acera lo dejamos. Mientras bajaba del vehículo, con dificultad, y tomaba su bastón, nos recomendó que nuestro hijo menor lea a Isaac Asimov. Que tenga buena tarde. Hasta luego. Seguimos.

Lo que he relatado sucedió ayer.

Antes, no recuerdo que tan antes, nos referíamos a los viejos como los de la tercera edad, ahora hay que referirse a ellos y ellas como adultos en plenitud. Saben mucho de la vida.

¿Cuántos de los hombres y mujeres ya adultos mayores en nuestro país viven solos? Muchos, pienso.

¿Porqué sus pensiones son tan exiguas? Porque este país es injusto.

¿Porqué sus familiares no están pendientes de ellos? No lo sé.

Actualmente somos un país cuya población es mayoritariamente joven. Se dice que estamos viviendo un bono demográfico. Dentro de algunos años, décadas, la fisonomía de la población cambiará. ¿Qué hacemos para cuándo seamos adultos en plenitud?

Para esa edad se requiere no sólo de una pensión decorosa, también de compañía. Seguir viviendo, sin limitaciones, con suficiencia.

¿Cuánto pueden aportar los adultos mayores al compartir sus experiencias, sus vivencias? ¿Tendremos capacidad de escucharlos?

Hay un adulto en plenitud que ha vivido entre nosotros y ya se ha hecho mexicano, Gabriel García Márquez, acaba de cumplir ochenta años. Él nos ha regalado sus memorias y dice en ellas: La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla. Él la recuerda y nos la cuenta. Nos la cuenta magistralmente.

Etiquetas:

 
Comentarios:
Tal parece que no hemos sido capaces, como sociedad, de construir un tejido social fuerte y resistente para la vejez. Me entero que en Alemania la edad de jubilación será ahora de 65 años.
Dentro de poco seremos un país de viejos. El neoliberalismo ensalza lo joven, lo bello y lo desechable.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]