Por pares
20 junio, 2007
  La Suprema Corte y Oaxaca
De las instituciones nacionales, además de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que ya hizo una serie de recomendaciones a entidades del gobierno federal, al gobierno del Estado de Oaxaca y Municipios de ese estado, ahora es la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que ha decidido formar una comisión que investigue lo ocurrido durante el conflicto que se vivió en Oaxaca en 2006 y principios de 2007 y se imparta la justicia que miles de ciudadanos han estado demandando.

En su intervención en la Corte, el Ministro Góngora Pimentel ha afirmado “si bien Oaxaca ya no está en llamas, está ardiendo internamente”. Esta metáfora describe una parte de la situación, la que vive la mayoría de la población de ese Estado. No es esa la situación que vive la clase política, a quien lo que le pase o deje de pasar a la ciudadanía tal parece que le tienen sin ningún cuidado. La cuestión es que cuando un cuerpo arde internamente, puede estallar y ese estallamiento puede ser de consecuencias impredecibles. Por ello no se debe seguir pretendiendo hacer caso omiso de lo que en la sociedad oaxaqueña sigue sucediendo. Prueba de ello es el plantón que ya se instaló nuevamente en el centro histórico de Oaxaca de Juárez y lo que se pide allí, entre otras demandas, es justicia para los asesinados, para los encarcelados violando sus derechos elementales.

Qué alcance puede tener el que actúe una comisión investigadora de la Corte. Además del esclarecimiento de los asesinatos de ciudadanos, hasta ahora impunes, lo que se necesita es una investigación que identifique a los autores intelectuales de la represión de que fueron victimas miles de ciudadanos. Que se esclarezca cuál es la responsabilidad de funcionarios del gobierno federal y del mismo expresidente, del gobernador del estado y sus secretarios de despacho. Aclarado cada delito cometido, que se castigue a todos los responsables. No puede permitirse, una vez más, que prevalezca la impunidad.

La sociedad de Oaxaca, y la de todo México, necesita de concordia para poder vivir en tranquilidad, para trabajar. La única manera de ir en busca de esa concordia es que haya, en principio, justicia. Ese es el reto de la Corte.

La Corte está ante la oportunidad de dar un paso hacia la impartición de la justicia que se ha estado demandando, para iniciar a erradicar la impunidad, sobre todo esa impunidad que se da desde posiciones de poder, político y económico, que tanto daño sigue haciendo a la convivencia armónica entre los mexicanos y es uno de los obstáculos a la deteriorada democracia mexicana.

La Corte está tomando la decisión de investigar. Esperemos que lo haga bien y pronto. Es mucho pedir, también es lo mínimo que se le puede pedir al máximo tribunal de la Nación.


Etiquetas:

 
Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]