Por pares
10 diciembre, 2007
  Matemáticas

En la semana anterior se dieron a conocer los resultados que en la evaluación del aprendizaje de matemáticas obtuvieron estudiantes de los países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico –OCDE-. El nuestro es de los que más bajos resultados alcanzaron. Esto, como el aprendizaje de la lengua o de las ciencias en general debieran ser los temas prioritarios de la educación básica. Vemos, por los resultados que no es así.

Qué nos falta, como sociedad, para que los niños y jóvenes aprendan matemáticas, qué le tengan aprecio a ésta. Es un cuestionamiento muy sencillo aparentemente, la realidad nos muestra que es muy complejo.

No suelo referirme a mis vivencias como ejemplo de nada. Recuerdo que mi infancia transcurrió en el campo. No veía televisión, no teníamos. Los domingos no teníamos que acudir a la iglesia, toda la familia trabajábamos. En el primer año escolar participé en un concurso donde lo primordial era saber leer y hacerlo a la mayor velocidad. Gané. Aprendí las operaciones fundamentales con facilidad. Luego, en la secundaria, las cuestiones del algebra se me hicieron muy sencillas. Cuando iba al bachillerato, o prepa, escuché en una ocasión a uno de mis maestros que hablaba de alguien que tenía especial facilidad para las matemáticas, de pronto, a través de la ventana me señaló, es él dijo, ese morenito, flaquito. Me sorprendió, así era él, le decíamos El Trigre, su nombre Manuel Bautista Basurto, un ingeniero civil egresado del Tecnológico de Monterrey que por los avatares de la vida era maestro de matemáticas, y era un excelente maestro. Luego en la carrera aprendí más matemáticas con el ingeniero Adolfo Córdoba Jerez, otro excelente maestro. Recuerdo que hace pocos años, estando de vacaciones, me enteré que había fallecido y que estaba siendo velado, acudí de inmediato, di mi pésame a su hermano, que fue mi compañero, a su hija que lloraba inconsolable, le dije, a manera de consuelo y con convicción: tu papá fue mi maestro de matemáticas y puedo decirte que fue excelente, en su inmensa tristeza, sonrió. Así fue como aprendí matemáticas. Por ahora las uso poco.

Mi hijo menor estudia ingeniería. En su primer semestre nos reprochó el haberlo inscrito en una preparatoria donde fue muy limitado lo que aprendió de matemáticas. Para superar esa deficiencia acudimos con nuestro vecino y amigo, ya fallecido, el maestro Everardo García Alonso. Él, maestro normalista y en administración, se dedicaba a enseñar matemáticas cuando ya estaba jubilado. Me regaló un ensayo sobre la enseñanza de la matemática, así decía él, en singular. También mi hijo vivió, y la familia con él, una experiencia maravillosa durante su educación primaria. Fue a una escuela sui géneris. Tenían un maestro o maestra para cada materia: Español, matemáticas, inglés, ciencias, etcétera. Cultivaban hortalizas, aprendieron el ciclo completo del cultivo del café, cuidaban gallinas y conejos. Tenían un taller de cómputo y redacción. Hacían una revista. Eran muy pocos porque la escuela estaba fuera de la ciudad, en el campo. Su costo era igual que lo que cuesta en promedio la educación básica en el sistema educativo mexicano. De esa grata y fructífera experiencia queda un libro que escribió el director y dueño de la escuela, Jorge Vaca Uribe, doctor en ciencias de la educación, y que editó la Universidad Veracruzana.

Entonces, el problema del aprendizaje de las matemáticas no son los alumnos, quizá tampoco los maestros. Es el sistema educativo en su conjunto. Como partes del sistema están: las autoridades, los maestros y su sindicato, el entorno familiar y social, como parte de éste los medios masivos de comunicación y muy especialmente la televisión con su programación alienante.

Tenemos un gran reto como sociedad, que los niños y jóvenes se interesen por las matemáticas y por todas las materias que formaran su acervo para incursionar en estudios superiores y que éstos los puedan realizar con relativa facilidad, con gusto. Que se diviertan aprendiendo.

No es problema de recursos. Ya lo vivimos, en familia, con mi hijo. Es un asunto prioritario para el país. Para el futuro.

Etiquetas:

 
Comentarios:
Para aprender las matemáticas se necesita entenderlas, razonarlas, solo que ahora los "nuevos" profesores les enseñan a los chavos solo a mecanizar y ya se está viendo que ese no es el camino.
 
Yo no lo creía pero funciona de verdad!! Envia este mensaje a 10 personas y despues entra a http://www.quien-te-ama.com.ar y mira el nombre de la persona que te ama!!!!
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]