Por pares
15 agosto, 2013
  Electricidad para el Progreso de México
Central Hidroeléctrica Temascal, norte del estado de Oaxaca
Eleonaí Rivera

El 14 de agosto de 1937 el entonces Presidente de la República, General Lázaro Cárdenas del Río, emitió el decreto que dio lugar a la fundación de la Comisión Federal de Electricidad. Ya han transcurrido 76 años desde que ese hecho marcó un hito en la historia nacional y contribuyó el progreso de México al permitir llevar el fluido eléctrico a poblaciones, luego rancherías, iluminando las noches y el futuro de varias generaciones de mexicanos. También fue el cimiento para la construcción de centrales de generación de electricidad, primero pequeñas y luego gigantes, líneas de transmisión y redes de distribución. Toda  la infraestructura eléctrica que actualmente cubre, ilumina y mueve a México.

El 27 de septiembre de 1960, el presidente de entonces, Adolfo López Mateos, anunció a la Nación que el Estado mexicano había adquirido la mayoría de las acciones de las empresas que entonces tenían concesiones para el suministro de energía eléctrica en centros urbanos e industriales del país. Atendiendo así a las exigencias de mejora del suministro eléctrico que con deficiencias esas empresas prestaban a cambio de tarifas elevadas. Este segundo acto del gobierno permitió a nuestro país conformar el Sistema Eléctrico Nacional operando a una sola frecuencia, de 60 ciclos por segundo, e interconectando las distintas regiones que permiten tener un sistema robusto que funciona de manera continua. Así operan centrales de generación, líneas de transmisión y redes de distribución que llegan a todas las latitudes de México proporcionando electricidad a 97% del total de la población.

En esta fecha el Congreso de la Unión ha recibido del titular del Poder Ejecutivo Federal una iniciativa de reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos –nuestra Ley Suprema- para que las centrales de generación de energía eléctrica para el servicio público dejen de ser exclusivas del Estado mexicano. Tal propuesta implica desmembrar al Sector Eléctrico Nacional de su componente básico: la generación de energía. Tal generación no sólo es un procesos industrial es una acción básica para la seguridad energética de la Nación y por lo tanto de la seguridad nacional.

Un repaso de la física no está fuera de lugar y permite tener claridad en lo que significa la generación de electricidad. La energía eléctrica se utiliza, en las diversas actividades de la sociedad, al mismo tiempo que se genera, se transmite y se distribuye. No es posible su almacenamiento en su modalidad uso –la corriente alterna- en nuestro territorio. La demanda eléctrica siempre tiene que ser satisfecha por la oferta: la generación. Por ello la importancia de que un sistema eléctrico opere de manera verticalmente integrado, en una sola empresa la generación, la transmisión y la distribución. Por otra parte, para el transporte de la electricidad generada son necesarios conductores desde donde se genera hasta donde se utiliza. Este transporte es por líneas y redes. No hay aún transporte de electricidad de manera inalámbrica. Por ello un sistema eléctrico es todo un conjunto operando de manera simultánea en sus componentes. No puede ser de otra manera. Y tampoco es viable que puedan instalarse dos o más sistemas para que quien la utiliza pudiese elegir a cuál sistema conectar su instalación eléctrica para su consumo. La física nos dice que la electricidad –en su forma de corriente alterna- sólo puede proporcionarse a quien la utiliza teniendo la generación y el sistema de conducción –líneas transmisión y redes de distribución- operando interconectado y al mismo tiempo.

Pretender la separación de la generación de electricidad y privatizar esta parte del sector eléctrico, como lo propone el gobierno federal es un retroceso. Es un retroceso porque los propietarios de cada central de generación o grupo de éstas buscarían solamente su interés particular, su máxima utilidad económica, sin importarles el interés general, provocando costos de regulación en los que no se incurre ahora, sin que esa regulación –técnica y económica- contenga las ambiciones de ganancia ilimitada de los posibles inversionistas. Un caso relativamente reciente es el de California en el invierno de 2000 – 2001, cuando la capacidad de generación no fue suficiente para la demanda de electricidad, provocando apagones en una parte del territorio del país cumbre del capitalismo (1). Hay negocios que de manera exitosa son operados por inversionistas privados y sus clientes reciben sus productos o servicios a precios satisfactorios por competitivos, no es el caso de la electricidad por sus particularidades basadas en la física.

Por ello no es aceptable el cambio propuesto a la Constitución que pretende establecer: Corresponde exclusivamente a la Nación el control del sistema eléctrico nacional, así como el servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica; en dichas actividades no se otorgarán concesiones, sin perjuicio de que el Estado pueda celebrar contratos con particulares en los términos que establezcan las leyes, mismas que determinarán la forma en que podrán participar en las demás actividades de la industria eléctrica.

La única forma de mejorar el suministro de energía eléctrica, abatir sus costos a los mexicanos y sus empresas, es fortaleciendo a la Comisión Federal de Electricidad, disminuyendo hasta la eliminación las pérdidas de energía no técnicas –robo de energía-, eliminando la corrupción, transformado el parque de generación mediante el uso eficiente de los recursos no renovables que pertenecen a la Nación y cambiando hacia el uso de fuente primarias de energía renovables, con las innovaciones tecnológicas. Manteniendo su integración vertical: Generación – Transmisión – Distribución- y horizontal –todo el territorio nacional-. Por ello es mejor, como lo establece la Constitución vigente en su artículo 27:
CORRESPONDE EXCLUSIVAMENTE A LA NACION GENERAR, CONDUCIR, TRANSFORMAR, DISTRIBUIR Y ABASTECER ENERGIA ELECTRICA QUE TENGA POR OBJETO LA PRESTACION DE SERVICIO PUBLICO. EN ESTA MATERIA NO SE OTORGARAN CONCESIONES A LOS PARTICULARES Y LA NACION APROVECHARA LOS BIENES Y RECURSOS NATURALES QUE SE REQUIERAN PARA DICHOS FINES.

También se requiere que el Congreso de la Unión derogue las modificaciones a la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica LSPEE que son anticonstitucionales y fueron aprobadas en 1992 por los legisladores del Pe erre i a iniciativa del entonces titular del poder ejecutivo federal, Carlos Salinas de Gortari.

La reforma pretendida con la iniciativa que se ha ingresado al Congreso de la Unión el 14 de agosto de 2013, no atraerá ninguna inversión adicional, ni permitirá crear ningún empleo, lo que se pretende es cubrir la reforma de la LSPEE de 1992, que es anticonstitucional. No debemos permitir el engaño.


Notas:

 
Comentarios: Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]