Por pares
13 agosto, 2007
  A cerca de nuestro Castellano
Tepic, Nayarit




Encontré un artículo de Javier Marías que salió en un suplemento dominical “El semanal”, que se distribuye en toda España con los principales diarios del país; en el que se queja de la forma de hablar de los Españoles y elogia a los Mexicanos.




“Llegué a México unos días después de que Pérez Reverte “El raudo”, lo hubiera abandonado, así que pueden encontrarse ustedes con dos artículos seguidos, suyo y mío, contando los encantos de ese país y aborreciendo las burradas del nuestro.
Era mi primera visita, la tercera a un territorio americano de habla española; y debo decir que, al igual que en Argentina y Venezuela, el más inmediato contraste con España es que, expresándonos todos en la misma lengua, la gente de ultramar resulta infinitamente más cortés y bien humorada que nosotros.
Precisamente porque la lengua se aparece como una extraña continuidad tras el gran salto y las 12 horas de avión y pánico, llama más la atención el paso de una verbalidad por lo general desabrida, ruda y sintácticamente desastrosa, a otra cordial, risueña, bien articulada y precisa. A diferencia de lo que aquí ocurre cada vez más, donde un porcentaje altísimo de la población es incapaz de completar de corrido una sola frase, sin empezarla varias veces, sin trabucarse y sin rectificarla a mitad del camino, en México casi todo el mundo, independientemente del nivel cultural y la posición social, formula sus oraciones con extremada corrección, con un vocabulario variado y con una naturalidad que en si misma no debería tener nada extraordinario, pero que, a la luz de nuestros progresivas carencias idiomáticas, se percibe como un milagro.
¿Qué ha pasado en nuestro país para alcanzar tan bajos niveles de expresividad, tan tremenda pobreza léxica y tantísimo amaneramiento?
Porque aquí oscilamos de hecho, entre cabos igualmente abominables y deprimentes: por un lado, la cuasi afasia que sobre todo es perceptible en los jóvenes –en ellos hay siempre algo de deliberado despojo lingüístico- con esos monótonos coletillas o más bien muletillas en los que se apoya su indigencia oral: ”joder, tío, que cojones, vaya mierda, magallón, vaya marrón, qué jeta”. Otra más, la pretenciosa y camelística jerga tan afectada como ridícula de los políticos, empresarios, banqueros, cineastas y hasta escritores –no pocos-, que jalonan sus discursos parlamentarios o televisivos de inaceptables palabras como: implementación, maximizar, poblacionalmente, competenciabilidad, acuerdo-marco consensuado, editorialización o otras de aún más ofensivo jaez.
En México desde luego –y hablé más de la cuenta con demasiada gente-, no se oyen latiguillos que no significan nada, como los ya consagrados: “a nivel de” y “ en base a”, allí dicen todavía cosas que si tienen sentido y que aquí ya están olvidadas como: “en función de”, “en virtud de” o “con vistas a”, por ejemplo.
Lo más llamativo, con todo es la fluidez, algo que en España ha desaparecido. Y por supuesto como dije al principio, la amabilidad, la cortesía, a lo cual, como a todo lo bueno, uno se acostumbra pronto.
Por eso se me cayó el alma a los pies en cuanto pise Barajas; allí un taxista me reclamo a la considerada voz de ¡¡tss!!; gruño en vez de decir los buenos días, y luego miró con curiosidad como me herniaba subiendo al maletero mi tonelada de libros, sin echar ni media mano. Seguro que esperaba propina.”


Javier Marías
Escritor, filólogo y filósofo madrileño




Por lo visto Javier Marías no visito nuestras colonias populares, no escucho a nuestros adolescentes, a nuestros chavos banda, y no se dio un buen tour a nuestra cámara de diputados y de senadores.
Reconozco que siempre he pensado que nuestro castellano es de los más limpios y fluidos –si no es que el más-. Cuando voy a mirar películas españolas, me cuesta entenderlas, incluso los narradores de deportes como el Fútbol en habla castellana, que no son mexicanos tienen su peculiaridad, difícil en ocasiones, de ser infieles a la dicción adecuada. He escuchado que se dice que el mejor castellano es el utilizado por los Argentinos, y quiero decirles que me es agradable escucharlos hablar, así como sus Tangos (por cierto presumo que estoy llevando clases). Pero aún así, insisto, el castellano hablado por mexicanos considero que es el más bien articulado.

Agregando a todo lo expuesto anteriormente, hace ya casi un año, conocí Barcelona España, un lugar increíble para mis ojotes. Me llamó la atención lo siguiente; acudes a cajeros electrónicos, aparece en el panel la pregunta: Idioma; se miran muchas posibilidades: Ingles, Francés, Castellano, Catalán, Gallego, Euskera o Vasco y Velanciano.
Voltee a mirar a mi acompañante con cara de sorpresa, recuerdo que le mencioné: voy a soñar, porque se vale ¿verdad?, el asintió con la mirada, y la Mafalda empezó a soñar con cajeros electrónicos en este mi México, y en el panel del mismo se observa:
IDIOMAS: Castellano, Náhuatl, Totonaca, Maya, Mixteco, Zapoteco, Huasteco, Lacandón, Mazahua, Mazateco, Otomí, Purépecha, Tarahumara, Tzotzil, Zoque, Inglés, Frances.

¿¿¿¿Se valdrá soñar???


FIRMA: Yo merita

Etiquetas: ,

 
Comentarios:
Que agradable leer a Marías.

En el mercado de artesanías de Mitla, donde el idioma original es el zapoteco, es encantador escuchar a las jovencitas zapotecas ofrecer sus piezas elaboradas en telares hablando en castellano, francés, inglés, italiano y, por supuesto, en zapoteco. Cómo le hacen, haciendolo. Así.
 
¿Que el mejor español es el Argentino? ¡Joder No!

El mejor español es el Colombiano (aunque me moleste admitirlo)

Para que haya cajeros en náhuatl, totonaca, purepecha, otomí... primero necesitan tener dinero (en el banco) los compañeros indígenas. Eso esta en chino... Así que mejor soñemos.
 
Tal vez no sea posible hablar de un espa�ol "mejor".
El idioma debe servir para comunicarse, y est� vivo, cambia continuamente.
Toda intenci�n de "normalizarlo" me parece inutil, a pesar que siempre tiene muchos adeptos. En Buenos Aires hablamos distinto que en el resto del pais...Qu� seria el castellano "argentino" ?
Muy Buen BLOG: Saludos
 
Tampoco entiendo mucho cuando escucho a los españoles y bueno, aunque es verdad que me quejo con mis muchachos de que se dejan influenciar horriblemente por la tv (aborrezco a Adal Ramones con su "wey")debo reconocer que todavía hay muchos aspectos rescatables de nuestra cultura: el idioma, los valores, etc.
Hey, me encanta escuchar a los colombianos, jejeje.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]