Por pares
08 septiembre, 2007
  Sobre los valores perdidos
Hola amigos, me ha costado mucho volver por estos lares, después de las vacaciones y no solo eso, mucho trabajo que me llama y que no puedo soslayar, asi las cosas. Quisiera compartir con ustedes algunas inquietudes que me han surgido en los últimos dias y a través de lecturas de algunas noticias en México y en el mundo.
El primer tema que quiero tratar es mi posición como mexicana en el extranjero, cuales son mis reflexiones y sentimientos hacia mi país y mis compatriotas.
Normalmente me he considerado mas ciudadana del mundo que mexicana, no me gustan los patriotismos, ni nacionalismos, sin embargo, me duele mucho lo que pasa con mi país, porque ante todo odio las injusticias y estoy en contra de todo aquello que vaya en contra de nuestro desarrollo como humanidad.
Al llegar a vivir a europa, primero a España y luego a Suecia, recuperé muchas cosas, que como ser humano, habia perdido en mi país, primero que nada, la honestidad, si, es un valor que defendí con capa y espada cuando vivi en México, porque fué un valor enseñado a la exageración por mis padres, pero que de nada sirvió en la práctica, ser honesto en México, significa ser tonto, si, es vivo e inteligente aquel que sabe engañar, engatuzar, corromperse. Para mi fué dificil crecer en ese medio, e ir contra la corriente en México es muy dificil, tengo que admitir que en algunos momentos de mi vida tuve que doblegarme, porque no quedaba de otra, tuve que doblegar mis pensamientos, esconderlos, algunas veces, de lo contrario me acarreaba problemas, tan solo decir que era de izquierda o que las cosas estaban mal porque el gobierno es corrupto, era simple y sencillamente ponerme la soga al cuello. Si, debo admitir que también conocí gente valiosa, pero fueron los menos, desafortunadamente.
Leyendo un artículo de Javier Marías, "La peligrosa sensación de estafa circundante" del cual no hablaré de su persona y tendencias antifeministas, debo admitir que en general me gustan algunas de sus reflexiones, ideas que a mi me han pasado por la cabeza pero no he sabido como redondearlas, el escritor explica muy bien en este artículo, el por qué un ciudadano común en este caso en España, pero yo lo extrapolaré a México, no puede confiar nisiquiera en su vecino, y que el hecho de vivir en la total indefención, sin leyes que nos protegan, porque aunque existen, están ahi, nadamas sobre papel, y donde el gobierno en contubernio con los empresarios se dedican a estafarnos, a robarnos a violentarnos cada dia, es normal, si, que la gente común que forma la sociedad también se dedique a estafar, defraudar, corromper cuando se pueda. Con esto no estoy diciendo que sea bueno que la sociedad adopte esa actitud, pero si el gobierno que está para ayudarnos, para protegernos (si, aunque a algunos no les guste ese término), para ayudarnos a desarrollar en las mejores condiciones dentro de nuestro propio país, no lo hace y al contrario actúa en contra nuestra, es normal, como lo mencioné antes que nuestro vecino se convierta en un ser peligroso para nosotros, que en la calle no estemos seguros, que la gente quiera abandonar el país, que muchos no quieran siquiera pensar en política y se aferren a sus pocos o muchos bienes, pensando que a ellos esto no les perjudica, si, todo esto es normal, pero como bien concluye Javier Marias, que no se le olvide a los políticos y a los gobiernos la historia, que este tipo de situaciones de vejaciones, desconfianza, explotación prolongada son las que tarde o temprano conducen a los ciudadanos a la rebelión, motines y violencia. En México está pasando algo asi, aun cuando Carlos Slim, estúpidamente afirme que México es como un corcho, que pase lo que pase no se hunde.
Que tengan un buen dia.
 
Comentarios:
Cierto Lorena. Algo que tenemos que superar como sociedad es el desprecio que se percibe hacia algo tan importante como son los valores, la honestidad entre éstos.

Afortunadamente hay un sector en la sociedad, que cada vez crece más, que está conciente de esas deficiencias que tenemos. Otro de los valores a rescatar es el respeto, a veces a algo tan sencillo como a la opinión de otros, por muy adversa que sea a la propia.
 
Lorena que triste que la honestidad sea vista en México de esa manera, pero tienes toda la razón, acá el que no tranza nomás no avanza, es un mérito el ser corrupto y se presume de ello, y que triste que tengas que salir del país para poder ser y decir lo que realmente quieres.

Aun así Lore creo que habemos una gran mayoría que trabajamos honestamente, y que lo que nos llevamos a la boca es un pan ganado honestamente, con mucho esfuerzo, ojalá un día los que tienen eñ poder también los fueran.

Te mando un abrazo, un gusto leerte siempre


Nancy
 
Solo puedo decir que no me siento totalmente derrotada en cuanto a lo que señalas, la falta de valores en nuestro país.
Es verdad que la corrupción está a niveles altísimos, infiltrada en todos los sectores o niveles pero tampoco podemos negar que el último proceso electoral federal pasado fue una sacudida y un despertar de conciencias para millones de personas que nos encontramos luchando por rescatar a México de esa práctica de antivalores horrible.
Sí, tengo esperanza de que ya empezó el proceso de rescate, estamos cambiando, ya no callamos ante la impunidad.
Saludos hasta el viejo continente.
 
Hola chic@s,
Muchas gracias por sus comentarios. Tal vez, como estoy lejos,veo las cosas de otra manera, me dá mucho gusto saber que la gente está despertando y tomando conciencia. Es importante rescatar todos esos valores, como el de la honestidad y el respeto. Suecia es un pais, donde la gente conserva estos valores en un nivel muy elevado, por eso se han desarrollado tanto, es importante creer en tu pais, en tu gobierno para poder construir algo, de otra manera no funciona. Me ha dado gusto escuchar sus comentarios. Gracias :-)
Un abrazo
 
No puedo hablar sobre lo que pasa en México, pero sí de lo que pasa en mi país, Argentina, y pareciera que fuera un calco de lo que dices.
Lamentablemente no veo todavía que haya intenciòn de modificar nada a nivel de la cúpula política, pero espero que la ciudadanía despierte algún día no muy lejano y podamos construir un país en serio (slogan que tomó el gobierno, pero que no cumplió)
Un beso
 
Creo que esto es muy común en latinoamérica, ya que en Chile a mi parecer pasa lo mismo, la honestidad es un valor que ya no existe, que triste.
 
.....

Hola Lorena:

Me gusto mucho este post. Es tan dificil despertar conciencias, somos un país que se basa principalmente en el beneficio propio, en el egoismo implicito. Cuando aparece alguien que lanza abiertamente la realidad a los ojos, y que demuestra con su propio comportamiento y acciones una actitud fiel, recta y honesta, conjugada con el hartazgo de millones de personas; es cuando se presenta una convulsión.
Estamos en ese momento de convulsión, en medio de un jaloneo, donde la fuerza de la acción adecuada, esta en contrapeso con la acción-corrupción.
Es un momento clave para nuestro país, en el cual la balanza podría ser a favor de un avance importante....

yo creo...hago, y actuaré... espero que muchos, miles, millones lo hagamos juntos....

Un abrazo...

Mafalda
 
Lo que vos explicás de México, que se puede trasladar 100 % a mi país, Argentina, tiene una cierta lógica.
No lo justifico ni tampoco lo defiendo, que quede claro. Pero esas deformaciones morales y éticas se producen en la sociedad cuando el sistema es injusto intrínsecamente. ¿Qué razón tiene un mexicano para ser honesto si Elba Esther Gordillo está en libertad? Ninguna.
En Suecia la historia es otra.
Cuando los premios y castigos de una sociedad tienen credibilidad general, la gente se comporta razonablemente bien. Cuando no existe ese consenso, cada cual se las arregla como puede. Y cuando esto último ocurre, gana el más fuerte.
Por eso en nuestros países hay tantos Slims, tantas Elba Eshter, tantos Menem, y siguen las firmas.
¿Si se puede cambiar? Claro que sí. De nosotros depende.
Un abrazo.
 
Muy interesante blog y buena reflexion, desafortunadamente es el día a día de muchos países, entre ellos el nuestro, aunque yo sigo siendo una ilusa romántica y quiero engañarme pensando que la honestidad es un valor no olvidado.
 
Lorena, fíjate cómo en México, tristemente, cuando alguien dice "es que tú eres bien noble" está tratando de dar a entender "es que tú eres muy ingenuo". Y no. Nobleza no es ingenuidad. Tú puedes y debes ser honesta, y al mismo tiempo suficientemente astuta para comprender lo que pasa a tu alrededor. Uno puede saber que lo están engañando y, no por ello, dejarse corromper o desalentar y volverse corrupto él mismo. Es muy preocupante lo que señalas, porque tarde o temprano esta situación puede resolverse en violencia..
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]