Por pares
09 octubre, 2007
  El Che y Moievazen
En un intercambio epistolar cibernético, a raíz de un comentario dejado en mi blog de lecturas por Moisés Evaristo Orozco Leal, quien escribió el prologo del hermoso poemario Cantos a Jenny de Carlos Marx, que comenté a mediados de febrero para estar a tono con la cursilería del día del amor, me he enterado que el prologuista fue amigo de Ernesto Guevara de la Serna.

Aquí comparto lo que me platica de su relación con el que fuera Comandante de la Revolución Cubana y Guerrillero Heroico, asesinado por el ejército de Bolivia y la CIA, hoy hace cuarenta años, muerto por llevar a la acción sus ideales.

Al Che lo conocí cuando los dos regresábamos de Chile de una reunión de Juventudes Democráticas en Santiago. La represión de los carabineros se volvió contra todo aquel que a ellos les pareciera comunista, anarquista o socialista, y los mataban poniéndoles un sello en la cara como comunistas agitadores basados en la Ley de Defensa de la Democracia, mediante la cual se prohibía la existencia del Partido Comunista. Esta ley sería conocida como "la ley maldita". Al mismo tiempo, reprimió con violencia las protestas sociales (en particular las de los mineros) y rompió relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y los demás países del "bloque oriental". Y los jóvenes democráticos invitados tuvimos que salir clandestinamente, escondidos en camiones mineros pasando los Andes, hasta llegar a Argentina y de allí en el Ferrocarril de Santa Fe.

Encontré al Che sentado son sus botas cordobesas, sentado esperando que partiera el Ferrocarril de Santa Fé. Yo tenía casi 20 años y el Che era 2 años mayor. Me invitó a su casa en Córdoba y ahí jugamos rugby. Yo había llegado representando a los estudiantes universitarios de México, pues participaba en la huelga por la dignidad universitaria.

De vuelta, nos encontramos en Perú, yo trabajaba para la B. F. Goodrich peruana como técnico, montaba un Banbury 11", dos molinos de 84" para mezclar el hule, se estaba ampliando la fábrica de llantas y un técnico mexicano era mas barato que un gringo. Dí una conferencia en la Universidad de Lima, en la Facultad de Ingeniería, sobre Seguridad, Higiene, Riesgo Profesional y Medicina del Trabajo. Allí llegó el Che a cuestionarme, él iba a viajar por el Amazonas partiendo de Perú y me dijo que como era posible que un mercenario de una compañía gringa estuviese hablando de seguridad, y le dije “vos tenés que poner tus conocimientos en la práctica, dejá de andar de vagabundo y de redentor”. Yo cumplo con mi trabajo, con mi profesión y les doy conocimientos de la carencia de leyes para proteger a la clase obrera. Le compré un traje blanco de Lino, muy bueno, y los acompañé (a él y a su amigo) hasta el embarque, platicamos algunas cosas y le dije: Si querés conocer un movimiento revolucionario orienta tu destino hacia Guatemala, allá van a necesitar de tus conocimientos.

Cuando a Guatemala lo invadieron (en 1954 la CIA auspició al ejército para derrocar al Presidente Jacobo Arbenz e instaurar una dictadura), yo pedí en la Euzkadi tres meses de vacaciones acumuladas como año sabático, y allá nos encontramos con el Che y combatimos y no nos rendimos hasta que se nos acabó el parque. Entrando a México, yo incorporándome a mi trabajo y ellos en calidad de asilados. Yo seguí trabajando y participé en la huelga de la Goodrich. Fuimos despedidos de ella por no ser mercenarios Juan Nepomuceno Pérez Rulfo, Melbi y Héctor Eternok.

Y de ahí seguí trabajando en todas las huleras de México, mi capacidad técnica y mis conocimientos científicos sobre el proceso me ayudaron. La industria hulera me llevó a la Goodrich cubana, antes de que ellos se volvieran leyenda y ante ese proceso de rebeldía antibatistiana, pero esto lo estoy guardando para un documento aparte.

Fui muy amigo de José Antonio Echeverría Bianchi (Manzana), del Directorio Revolucionario 13 de marzo de la FEU, el que fue asesinado al pie de la escalinata de la Universidad de Cuba, él era no sólo mi amigo sino que era en teoría la gente que me daba espacio para hablar en conferencias sobre Seguridad e Higiene Laboral. No me tocó estar el día del triunfo, pero una noche conté 59 bombazos. La Goodrich me regresó a México en un avión donde traslado a sus empleados de confianza. Nos vimos varias veces con el Che en distintos lugares. Conocí al Coronel Bayo, vivía en la Country Club, en el mismo lugar vivía el Santo Enmascarado de Plata, y de ahí mi afición al cine. En México he sido hasta vendedor ambulante. Soy un mito. He viajado por el mundo, donde menos se imagina la gente he estado y escribo con Zenaydita anécdotas y todo lo que es posible contarse.

La última vez que toqué piano fue en la casa de Hilda Gadea en La Habana, me escuchaba Hildita Guevara Gadea. Gracias por las preguntas pero yo me digo marciano, no por los poemas de Karl Marx, sino porque llegué del planeta rojo.

Este cartel me fue enviado por Moisés Evaristo el domingo, justo el día que comenté sobre El Cuaderno Verde del Che.


Etiquetas: ,

 
Comentarios:
Siempre que leo algo sobre El Che no puedo dejar de pensar si ha sido el mas puro idealista de los revolucionarios contemporáneos.

Es fascinante su lucha, su vida y siento pena concluir que la escencia de su ideología no puede ser alcanzada por ningún político actual.

Ningún extremo es sano; ni neoliberalismo ni recalcitrante socialismo, eso agradeceríamos los pueblos.
 
Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]





<< Página Principal
Varios pares de manos, desde distintos lugares de México, expresamos nuestro anhelo democrático. Qué cambio queremos y porqué.

Archivos
septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / noviembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / enero 2010 / febrero 2010 / marzo 2010 / mayo 2010 / junio 2010 / julio 2010 / agosto 2010 / septiembre 2010 / octubre 2010 / noviembre 2010 / diciembre 2010 / enero 2011 / febrero 2011 / marzo 2011 / abril 2011 / mayo 2011 / junio 2011 / septiembre 2011 / octubre 2011 / noviembre 2011 / diciembre 2011 / enero 2012 / febrero 2012 / marzo 2012 / abril 2012 / mayo 2012 / junio 2012 / julio 2012 / agosto 2012 / noviembre 2012 / marzo 2013 / agosto 2013 / marzo 2014 / mayo 2015 /


Powered by Blogger

Suscribirse a
Entradas [Atom]